jueves, 1 de octubre de 2015

Puestos a elegir...

"Enseñar es elegir". No cabe ninguna duda de que la mayor dificultad de la tarea docente es acertar al elegir del currículo aquello a lo que verdaderamente merece la pena dedicar el tiempo con los alumnos. Quiero pensar que los contenidos curriculares están diseñados para que los profesores sigamos siendo libres a la hora de seleccionarlos cada curso, en cada grupo, para cada alumno según sus características... Pues es bien cierto que son inabarcables en su totalidad.

La enseñanza directa, sobre todo la que empieza y acaba con el libro de texto de turno, hace al docente esclavo de una selección de contenidos curriculares que le vienen "elegidos" de fábrica. Es cómodo, no vamos a negarlo, muy cómodo; incluso para algunos alumnos. "Buenos días. Abrid el libro de texto por la lectura y sus cuestiones correspondientes". Es infalible. Y da seguridad a todos. Si lo pone en el libro de texto no puede cuestionarse, ¿o no está elaborado por expertos en la materia? Leer, subrayar, memorizar lo subrayado y repetirlo lo más parecido posible en una prueba escrita que se convertirá en el número mágico de la nota. Y conste que utilizo el libro de texto en mis clases, aunque a veces sirva para volver locos a mis alumnos. Y lo utilizo porque sigue siendo una fuente de información fiable, que funciona sin conexión a Internet y que puede heredarse durante un tiempo. Todo tiene sus ventajas.

La enseñanza basada en la experiencia, la que parte de la investigación, la que obliga a los alumnos a pensar y a seleccionar la información relevante, la que les permite al final construir algo que mostrar al mundo es el presente de la educación. Pero es incómoda, también para los alumnos. Exige preparación, implica equivocarse muchas veces, baja al profesor de la tarima y obliga al alumno a despertar de ese letargo propio de la lección magistral. Pero quien ha probado el aprendizaje basado en proyectos más o menos ambiciosos, sabe que la enseñanza que nace de un reto te lleva por el emocionante camino del descubrimiento hasta la evidencia de que aprender es algo más que memorizar. Lo que aprendes permanece atado a tu experiencia como persona, ya seas alumno o profesor; lo que aprendes lo llevas contigo a todas partes esperando la oportunidad de mostrárselo al mundo, de poder compartirlo con alguien más.

Puestos a elegir... Elijo seguir aprendiendo para poder enseñar.

4 comentarios:

  1. Querida amiga y compañera: Espero seguir encontrándote siempre en este camino apasionante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo corto que es el camino, amiga mía...

      Eliminar
  2. Querida amiga y compañera: Espero seguir encontrándote siempre en este camino apasionante.

    ResponderEliminar
  3. Aquí me tienes, dispuesta a dar la lata todo lo que pueda. Besos mil amiga y compañera.

    ResponderEliminar